martes, 23 de junio de 2009

Al estilo maorí




Los Reyes de España pusieron fin a su segunda visita de Estado a Nueva Zelanda con una intensa jornada, en la que se firmaron tres acuerdos para favorecer las relaciones, se reunieron con las máximas autoridades y fueron testigos de las más antiguas tradiciones.

Don Juan Carlos y Doña Sofía iniciaron su último día en este país del Pacífico sur ante la tumba del Soldado Desconocido, dónde realizaron una ofrenda floral.

Después fueron recibidos ante la sede del Parlamento a la manera tradicional maorí y por el primer ministro, John key, y el presidente de la Cámara, Lockwood Smith.

Una vez en el interior del Parlamento, Don Juan Carlos y Key mantuvieron un primer encuentro, al que siguieron reuniones del Monarca con el representante de la Cámara y el líder de la oposición, Phill Goff.

Mientras, Doña Sofía, acompañada de la primera dama, visitó la biblioteca del Parlamento y el Teatro St. James, en dónde conoció los talleres y presenció los ensayos de "La Sylphide". Los primeros bailarines interpretaron el paso número dos de "Romeo y Julieta" y el cuerpo de la compañía una de las escenas de la obra que se representa en la sala.

Los Reyes y el matrimonio Key presidieron en el parlamento la firma de una declaración del Plan Estratégico de Cooperación, que suscribieron el ministro de Inmigración neozelandés, Jonathan Colleman, y el secretario de Estado de Exteriores español, Ángel Lossada, que también firmaron otro para permitir el trabajo de los estudiantes en vacaciones y la movilidad de científicos y alumnos.

Colleman y la ministra de ciencia y tecnología, Cristina Garmendia, rubricaron uno más para permitir a los españoles residentes en Nueva Zelanda (hay 480 inscritos) y los 500 neozelandeses residentes en España votar en las elecciones municipales de su lugar de residencia.

En el almuerzo que el primer ministro ofreció en honor de los Reyes en la sede del Parlamento, Don Juan Carlos presentó a España ante los neozelandeses como el trampolín para acceder al gran mercado de la Unión Europea, cuya presidencia ostentará en el primer semestre de 2010, así como hacia Iberoamérica y los países del Mediterráneo.

Key destacó el interés que tiene su país de estrechar y fortalecer los lazos con la Unión Europea, en la que España es una gran amiga, cuestión en la que también incidió el líder de la oposición, Phil Goff.

El primer ministro puntualizó que la visita de los Reyes y los resultados obtenidos son un claro testimonio del interés de ambas partes por estrechar esas relaciones bilaterales y una muestra de que España desea tender la mano a la región de Asia Pacífico y, en particular, a Nueva Zelanda.

Entre esos resultados figuran las conversaciones de la secretaria de Estado de Comercio, Silvia Iranzo, quien abordó con distintos responsables neozelandeses las posibilidades de colaboración en sectores como las energías renovables.

Los Reyes inauguraron la sede de la Cancillería de la Embajada de España en Nueva Zelanda y después visitaron el Museo Te Papa, que muestra la herencia multicultural de este país, en la que tiene gran importancia la cultura maorí .

En la recepción que Don Juan Carlos y Doña Sofía ofrecieron a la colonia española, los Reyes saludaron cariñosamente a una representación de los 16.000 "Paniora" (maoríes), descendientes del segoviano Manuel de Frutos, de quienes dijo que son un lazo que une España con Maortinga, y que hace dos años visitaron sus orígenes en tierras castellanas.

Los Reyes finalizaron el día en la residencia del primer ministro en una cena privada.

Mañana, onomástica de Don Juan Carlos, a primera hora los Reyes viajarán a Australia, segunda y última etapa de su viaje por Oceanía.

Nada más llegar a su capital, Camberra, serán recibidos por la gobernadora general, Quentin Bryce, rendirán un homenaje ante la tumba del soldado desconocido y asistirán a una recepción ofrecida por el primer ministro, Kevin Rudds.

0 comentarios :