miércoles, 21 de octubre de 2009

Lucas en el Contemporáneo



La muestra "César Lucas. El oficio de mirar", que permanecerá abierta en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid hasta el próximo 10 de enero, recorre cinco décadas del trabajo de un fotógrafo cuya mirada sobre personajes, paisajes y acontecimientos ha resultado en un retrato certero de la historia.

Los retratos de estrellas del cine como Brigitte Bardot se mezclan en "El oficio de mirar" con imágenes en blanco y negro de los vecinos de Lavapiés, con la instantánea de unos guardias civiles acordonando el Congreso de Diputados en la madrugada del 24 de febrero de 1981 y con el polémico posado desnudo que la entrañable Marisol hizo para Lucas.

La exposición, organizada por el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid y el Centro Andaluz de Fotografía de Almería, reúne más de 120 fotografías que, además de recoger la trayectoria profesional del fundador de la agencia gráfica Cosmo Press, compendia cincuenta años de historias, anécdotas, personajes y cambios sociales.

Detrás de todas ellas está "la construcción de una democracia", ha apreciado la delegada de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, que ha presentado la muestra como "imprescindible" y ha valorado el trabajo de Lucas por su "honestidad e independencia".

"El oficio de mirar" descubre la carrera de este fotorreportero cuya colaboración con las productoras cinematográficas Twenty Century Fox, United Artist o Metro Goldwyn Mayer le permitió, durante los años sesenta y setenta, capturar con su objetivo a grandes estrellas del celuloide como Katherine Hepburno, Clint Eastwood o Raquel Welch.

Todos estos retratos son recogidos en "El cine" uno de los seis apartados en los que el comisario de la muestra, Miguel Gómez, ha ordenado la retrospectiva, que también incluye los capítulos denominados "Orígenes", "Mitos de un país", "Nuevos tiempos", "Rostros" y "Recorridos".

No faltan en la exposición fotografías que, por distintos motivos, se han convertido en iconos, como la que inmortalizó la visita del Che Guevara a Madrid, la imagen de un pequeño alzando el puño sobre una multitud de manifestantes o las decenas de portadas que el reportero proporcionó a la revista Interviú.

Acompañan a las fotos una larga mesa iluminada en la que se exhiben, mezcladas y sin ningún orden, cientos de diapositivas, una instalación que pareciera intentar explicar que detrás de la mirada hay una labor, "trabajos que también tienen una historia".

Así lo ha señalado Juan Carlos Luna, presidente de la editorial Lunwerg, que recoge la exposición en un libro considerado "una referencia obligada para fotógrafos y amantes de la fotografía", por su editor.

El mismo Lucas ha confesado que la selección de fotografías ha sido "difícil" porque, para la muestra, ha buscado aquellas que el tiempo no haya "eliminado", y, más aún, ha asegurado haber encontrado aquellas instantáneas a las que el paso de los años les ha dado "un valor distinto al que tuvieron en su día".

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Yeah!!!