domingo, 20 de diciembre de 2009

Campeón infinito



El Mundial de Clubes conquistado frente al Estudiantes argentino ha llevado a la vitrina del FC Barcelona la única copa que todavía no lucía y ha servido para cerrar un año prácticamente irrepetible para ningún club mundial, ya que Pep Guardiola ha guiado a un puñado de futbolistas virtuosos a levantar los seis títulos que podían alzar en 2009, una hazaña forjada a través de la cantera azulgrana y su querencia por el fútbol de toque.

El Barcelona ha recogido en un inmaculado 2009 los frutos de una cosecha cuya semilla se plantó con una decisión tan audaz como arriesgada. En los estertores del ciclo forjado por Rijkaard y Ronaldinho, Joan Laporta decidió situar al frente del equipo a un técnico que solo contaba un año en los banquillos y en Tercera División. 19 meses después, nadie duda de que aquella fue la decisión más acertada del presidente azulgrana en sus más de seis años de mandato.

La supuesta falta de experiencia de Guardiola resultó un camelo, ya que el 'noi de Santpedor' conocía mejor que cualquier preparador extranjero de relumbrón los hilos que mueven la casa azulgrana tras pasar 17 años como jugador, desde La Masía hasta la capitanía del primer equipo.



Desde el principio, el joven técnico dio muestras de personalidad y en su primera rueda de prensa anunciaba su intención de desprenderse de tres puntales: Ronaldinho, Deco y Eto'o. Los dos primeros recogieron el guante y abandonaron el equipo rumbo a Italia e Inglaterra, pero el camerunés tiró de orgullo, se quedó y acabó siendo clave, aunque su buen rendimiento no impidió su marcha al Inter un año después.

Porque Guardiola nunca sintió al africano como imprescindible y le sustituyó por Zlatan Ibrahimovic, que llegó a tiempo para ganar las dos Supercopas. El sueco ha encajado a la perfección en el sistema preciosista del Barcelona, enraizado en tres futbolistas que si lo han ganado todo, encumbrados a los primeros puestos en la clasificación del 'Balón de Oro' con la excepción de Cristiano Ronaldo: Messi, Xavi e Iniesta.

De la mano de los tres 'bajitos' en ataque, con Víctor Valdés en portería, Puyol y la revelación del año, Piqué, como centrales, y Alves y Abidal por bandas y Henry recuperado para la causa, Guardiola generó un equipo base que asombró al mundo por su excelente juego. Lejos de debilitar, el elogio agrupó al equipo, que en apenas dos semanas recogió la primera parte de su cosecha: Copa del Rey (13 mayo), Liga (16 mayo) y Liga de Campeones (27 mayo).



Con el único retoque importante del delantero titular, el Barcelona ha continuado metiéndose títulos al zurrón, concretamente los tres que tenía derecho a disputar como triple campeón. Tras ganar en una semana Supercopa de España (23 agosto) y Supercopa de Europa (28 agosto), este sábado ha cerrado con el exótico Mundial de Clubes.

La mejor muestra del rodillo azulgrana pasa por una revisión de sus rivales importantes en los últimos doce meses. El Barcelona ha superado en sus cinco duelos a los otros dos equipos españoles que siguen este año en 'Champions', Real Madrid (3) y Sevilla (2), y ha extendido su dominio a Europa, donde ha derrotado a clásicos de la talla de Bayern de Múnich, Manchester United o Inter de Milán. Precisamente su solvencia en los momentos álgidos es una de sus armas.

Así, el guión del Barcelona ha puesto un punto y aparte en Abu Dhabi dejando para el recuerdo un ramillete de momentos que salpicaron su gran año, como el 2-6 del Bernabéu, el gol de Iniesta en Stamford Bridge o la explosión de Pedro. El menudo delantero canario personifica a la perfección el año redondo del Barcelona: un canterano que ha marcado goles en las seis competiciones.

El FC Barcelona remontó (1-2) a Estudiantes en la final del Mundial de Clubes disputada en Abu Dhabi, en la que los culés se repusieron al tanto inicial de Boselli para acabar ganando con un gol de Messi en la segunda parte de la prórroga, que otorga a los de Guardiola su primer Mundial de Clubes y su sexto título del año 2009.

Con una mezcla de buen juego durante los segundos 45 minutos y la prórroga y con un poco de la épica y la heroica que acompañan estas citas, remontó el Barça. Pedro que entró por Keita en la segunda mitad mandaba el partido a la prórroga y neutralizaba el tanto de Boselli. Ya en la segunda parte del tiempo extra Messi marcó, con el pecho, un gol que consagra al Barcelona como el único equipo en la historia en lograr seis títulos en un año.



Tuvieron que remontar los de Guardiola, como ya les ocurrió en la semifinal del miércoles ante el Atlante, ya que se adelantaron los 'pincha rata' durante la primera parte. Pero, cuando el partido agonizaba, apareció Pedro para --de cabeza-- mandar el partido a la prórroga. El gran protagonista de este inicio de campaña en el Barcelona no faltó a su cita con el gol y propició de manera agónica que el partido tuviera treinta minutos extras.

El partido tuvo dos partes muy diferenciadas. Mientras que en la primera el fútbol brilló por su ausencia y ambos conjuntos ofrecieron un ritmo cansino, en la segunda el dominio del conjunto de Guardiola fue total, sabedores de que tenían que remontar el marcador para poder entrar en la historia del fútbol.

Con la baja segura de Andrés Iniesta por lesión, Guardiola optó por devolver la titularidad a Henry en la zona izquierda del ataque blaugrana, en detrimento de Pedro. Además, Seydu Keita volvió al once tras recuperarse de las molestias musculares que le impidieron jugar la semifinal.

Durante el primer acto ambos conjuntos tuvieron poca intensidad y se jugó más al estilo que querían los argentinos. Partido trabado y poco fútbol en el que el conjunto de Guardiola se pudo adelantar en el minuto ocho, pero Xavi, que se plantó solo en el área de Albil, decidió pasar y no tirar a puerta cuando tenía todo a su favor para marcar.

Tras esta oportunidad, fue el equipo estudiantil el que tuvo las más claras y aunque la posesión era para el Barcelona las ocasiones las ponían los argentinos. En el 27 Verón pudo marcar, pero su remate desde fuera del área, tras la salida de un córner, se perdió a la izquierda del área de Valdés.

En el minuto 37 Boselli sí que acertó y adelantó a los suyos. Un gran centro de Díaz desde la izquierda fue aprovechado por el ex de la cantera del Málaga, que se coló entre Puyol y Abidal para, de un certero testarazo, poner el primero en el marcador.



Tras la reanudación, Guardiola tomó el mando y cambió la forma de atacar de su equipo. Dio entrada a Pedro en lugar de Keita, lo que rompía el 4-3-3 habitual de los azulgranas, por un 4-2-4 con Messi e Ibrahimovic en punta y el canario y Henry por las alas. Y la reacción del campeón de la 'Champions' no se hizo esperar.

Por medio de Ibrahimovic llegaron las primeras ocasiones claras de los culés. Un disparo del sueco con la izquierda, tras una gran jugada individual, se fue lamiendo el palo de la portería y luego una gran internada suya fue abortada por Albil, que veía como se le empezaba a acumular el trabajo.

El acoso del Barça no paró y fue el recién incorporado Pedro el que tuvo la más clara para poner las tablas. El canterano pudo marcar, pero no supo aprovechar un buen centro de Henry desde la izquierda, por donde llegaban todas las ocasiones. Por ese mismo flanco, 'Ibra' asistió de vaselina a Pedro, pero otra vez no pudo acertar de cara a portería.

El dominio era constante y cuando parecía que el Barcelona perdía todas las opciones, apareció Pedro. La sensación del Barcelona durante este inició de campaña, no faltó a su cita con el gol y en el 89, uno de los enésimos balones colgados al área era tocado por Piqué de cabeza y Pedro lo aprovechó para, también con la testa, batir por alto a Albil.

En el tiempo extra ambos conjuntos seguían fieles a su filosofía, el Barcelona buscaba por medio del toque y de la combinación llegar al área rival, mientras que los argentinos, mermados moralmente por el mazazo sufrido, buscaban llegar cuanto antes a la tanda de penaltis, pero intentado hacer daño al Barça a la contra.

Messi emergió durante la prórroga y pudo adelantar a los suyos en varias ocasiones. Primero con una falta lejana que salió ajustada por encima de la portería y luego con un disparo desde dentro del área a pase de 'Ibra' que se escapó por poco.

Otra de las joyas de La Masía sobresalió durante los treinta minutos extras. Jeffren, que sustituyó a Henry en las postrimerías del tiempo reglamentario, estuvo muy activo por el ataque izquierdo y llegando siempre a línea de fondo, le faltó estar más acertado en los últimos metros para haber decantado la balanza.



Messi resolvió en la segunda parte de la prórroga. Como ya pasara en la final de la 'Champions' anotó el segundo gol de su equipo. Alves puso un gran centro desde la derecha y el 'Balón de Oro' entrando desde atrás, marcó con el pecho el gol de la victoria para el Barcelona que le otorgó su primer Mundial de Clubes.

La tuvo Estudiantes en el último minuto, pero la falta lateral que botó la 'brujita' se fue desviada por poco. No hubo tiempo para más y el Barcelona cierra un año perfecto en la que ha ganado todos los títulos que ha disputado.

0 comentarios :