viernes, 8 de enero de 2010

Don McCullin en Berlín

Cuando aún no era una referencia internacional de la fotografía de guerra, el joven Don McCullin (Londres, 1935) se pagó su primer viaje a una zona de conflicto: la Berlín de la Guerra Fría, en agosto 1961, cuando la capital alemana se partía en dos, dividida por una barrera de hormigón. Retrató la construcción del Muro, el cotidiano de los berlinenses y la presencia de las fuerzas extranjeras. Era un momento histórico. Pero las imágenes se perdieron y, casi 50 años después, se exponen por primera vez en la Galería C/O de Berlín, hasta el próximo 28 de febrero, en el marco de la exposición The Impossible Peace, retrospectiva del fotógrafo británico.



Entre las 150 instantáneas expuestas, siete ilustran la vida en la Berlín de 1961. Tres muestran el Chekpoint Charlie, símbolo de la división entre el Oeste y el Este. Hay soldados estadounidenses en cada esquina, en sus tanques o apuntando a civiles. Las otras imágenes, sacadas desde la parte occidental de la ciudad a través de las alambradas de espino, retratan a militares de la antigua República Democrática Alemana que vigilan la frontera. En el medio, están los civiles, los habitantes, que observan con miedo y consternación cómo se alza poco a poco el Muro.



Don McCullin pensaba simplemente que había perdido todo su trabajo de aquella época. Algunas imágenes fueron descubiertas hace cinco años, cuando The Sunday Times Magazine suplemento del diario británico en el que McCullin trabajó durante 20 años digitalizó todos sus archivos.
Retratar a la víctimas

El trabajo en Berlín anuncia una larga carrera profesional dedicada al retrato de las víctimas de conflictos bélicos y de guerras civiles. "Yo quería estar ahí. Ocurrían en Berlín cosas importantes y tenía que estar allí. Y es siempre lo que intenté hacer en mi trabajo: estar ahí", explicó en una ocasión McCullin. Tras Alemania, el fotógrafo se fue a Chipre, donde sacó en 1964 la imagen del cadáver aún caliente de un hombre. Ganó ese año el World Press Photo.

Tras entrar en The Sunday Times, nunca dejó el terreno y las zonas de conflicto: retrató la hambruna en la India, la Guerra de los Seis Días, los conflictos en Vietnam, en Camboya donde resultó herido y en Congo. "Cuando llegaba a un sitio, la sangre acababa justo de correr", declaró a la prensa Felix Hoffmann, comisario de la exposición en la Galería C/O.

Algunas imágenes de la muestra desvelan un trabajo más clásico, como retratos o paisajes, aunque nunca dejan indiferentes.

0 comentarios :