miércoles, 6 de enero de 2010

El snack de Canogar



Durante los próximos seis meses, España quiere mostrar su "valiosa y plural herencia cultural" y "conectarla con la modernidad y la innovación". Lo que se traduce en una agenda de actos que, por otro lado, no deja dudas sobre los criterios tenidos en cuenta por Cultura: arte cómodo y políticamente correcto alejado de la polémica causada por República Checa hace unos meses, con la mujer artista en primer plano y el cruce entre disciplinas inusuales (literatura y moda; danza y patrimonio) como gancho.

La alfombra voladora

Encargada de presidir el atrio del edificio Justus Lipsius, sede del Consejo de la UE en Bruselas, la obra Travesías de Daniel Canogar (Madrid, 1964) "define muy bien nuestra visión y nuestra sensibilidad europea", según fue presentada ayer oficialmente. Se trata de una pieza a medio camino entre la escultura y la videoinstalación, colocada a ocho metros de altura, que surgió en la mente de Canogar como reflejo del "continuo tránsito de políticos, técnicos, funcionarios y el público que activa el Consejo".

Compuesta por una pantalla de LEDS de 33 x 1,65 metros, su aspecto es el de "una alfombra voladora", un snack ligerísimo que se enrosca en sí mismo y que muestra imágenes de personas andando, microhistorias filmadas que se reflejan en la fachada y el techo. "Es un puente, una travesía, una metáfora de las transformaciones en Europa" y del "cableado que sostiene la actual sociedad de la información y el mundo digital".

Una exposición dedicada a El Greco y otra al arte español contemporáneo en el Palais des Beaux Arts de Bruselas completan el cupo plástico.

Arte con A

La mujer es la gran protagonista de la programación para el semestre. La exposición Protagonistas en la sombra. Evolución de la imagen de la mujer española en los fondos fotográficos de la agencia Efe (hasta junio en el Justus Lipsius) quiere mostrar la transformación de la mujer en España en la vida social y familiar, en el mercado laboral, la cultura o el deporte. Se trata, según la comisaria Cristina Zelich, de mostrar el trabajo anónimo de "las verdaderas protagonistas de la gran transformación" en España.

Aunque muchas imágenes resaltan la España oficial (asistentas sociales, estudiantes de las escuelas del hogar, agricultoras), también muestran el lado menos amable: mendicidad, prostitución, presas en cárceles. La muestra alcanza los estereotipos manejados por la publicidad y retratos de mujeres "con nombre y apellido", como Dolores Ibárruri.

Las 160 imágenes recorren además el desarrollo de la fotografía en España, especialmente la irrupción del fotoperiodismo. Entre los reporteros gráficos "invitados" (Centelles, Hermes Pato, Luis Escobar) hay mujeres, como Gerda Taro, que fotografió en el frente, y Kati Horna, redactora gráfica en publicaciones anarquistas como Mujeres libres.

Las mujeres también son las protagonistas del festival Ellas crean (que se celebra de febrero a abril en Madrid, otras ciudades de España y otras veinte capitales del mundo), que este año crece y se hace internacional. Su programación se centra en la igualdad entre hombres y mujeres con un apartado específico titulado Españolas en París. Entre las mujeres creadoras que participan están Mayte Martín, Joan Baez y Agnès Jaoui. Y a finales de marzo, Valencia acoge el V Encuentro de Mujeres Españolas y Africanas por un mundo mejor, con exposiciones, conciertos y proyecciones.

Bailar el patrimonio

La inauguración de la presidencia europea tiene lugar este viernes en el Teatro Real con un Diálogo entre danza y patrimonio español, con Tamara Rojo y María Pagés como representantes de la danza clásica y el baile flamenco. Presentan un espectáculo inédito y simbolista donde bailarán juntas por primera vez.

Otro puente inusual propone 20 trajes para Europa: diseñadores dialogan con la literatura (Hôtel de Ville, en Bruselas, del 2 de febrero al 4 de abril), en el que veinte modistos "vestirán" a otros tantos autores. Una coctelera donde nombres como Devota & Lomba, Davidelfin y Amaya Arzuaga, entre otros, le ponen traje a la obra de García Márquez, Delibes, Gamoneda o María Zambrano.

JESÚS ROCAMORA - PÚBLICO

0 comentarios :