miércoles, 20 de enero de 2010

European Photographer y Granada



La instantánea precisa en el lugar óptimo. es un maestro en trasladar a la cámara fotográfica la imagen que le ronda por la cabeza, ya sea en la Alhambra, el Generalife o en el Taj Mahal. Junto a su hijo, del mismo nombre, trabaja y dirige el estudio de fotografía Xpression, en la calle Maestro Cebrián de la capital granadina. Guardia ha sido reconocido como el fotógrafo del año por la Federación Europea del gremio, el primer español que lo consigue. Un almeriense, Clemente Jiménez, aspira a cosechar similares éxitos. Ambos tienen en los reportajes de boda su especialidad. Con una premisa: impactar.

No es el único andaluz al que la Federación reconoce su valía. El almeriense Clemente Jiménez ilustra en su extenso currículo dos galardones al Qualified European Photographer (QEP) -la misma asociación que premió a Guardia- en las categorías de fotografía de bodas y de moda. Jiménez se marca el reto de igualar los méritos de su vecino granadino y ser nominado como Fotógrafo del año o Master QEP, como se denomina formalmente. Todo llegará. Mientras tanto, 5 nominaciones a los Goya de la moda o el premio a la calidad por la federación española del gremio avalan su trabajo.

Que Jose Luis Guardia es un maestro queda ratificado desde el pasado diciembre, cuando recibió el premio al fotógrafo europeo del año (Master QEP) por la asociación europea del gremio. Por si le supiera a poco, también decidió que no estaría mal ganar el premio en la categoría de fotografía social. Pero su reconocimiento no acaba en el viejo continente, sino que también obtuvo una mención honorífica a 10 de sus instantáneas en los premios Internacionales de Nueva York. La competencia en ese certamen fue bestial: 100.000 fotografías de creadores de 124 nacionalidades distintas. En conjunto, ha ganado 24 premios en apenas seis meses.

¿Qué siginifica un premio al Qualified European Photographer?

Es probablemente el certamen más prestigioso del continente, que reúne a los mejores profesionales de Europa y juzgado por colegas de gran categoría y experiencia. Además, recalca Jiménez, valora toda una colección y no una sola foto como en otros concursos. Tener el Master QEP o fotógrafo del año significa entrar en el selecto club de 'los mejores trescientos', éxito al que aspira Jiménez y del que ya puede presumir Guardia.

Su talento con la cámara abarca distintos géneros, “cualquier campo es apasionante si se toma con entusiasmo y ganas de trabajar”-, pero si tuviéramos que hablar de una especialidad, se podría convenir en que para él las bodas es lo que para Andy Warhol fue una Marylin Monroe. Guardia se ha propuesto renovar el modelo de reportajes de bodas: “Intentamos buscar imágenes novedosas. Huir de lo convencional. También el color, el tratamiento, el encuadre o el diseño de los álbumes, entre otros aspectos, juegan un papel importante”, explica el fotógrafo granadino.

Tanto Guardia como Jiménez coinciden en que la cámara no lo es todo y que los avances tecnológicos no hacen milagros. “Una buena foto se toma desde la cámara, quien quiera realizar una obra desde el ordenador sin una buena captura se equivoca, aunque hay que reconocer que la fotografía digital ha mejorado el resultado final de una manera abrumadora”, opina Jiménez. Guardia, por su parte, reconoce que la tecnología es muy importante en su trabajo, pero reivindica que “detrás de la cámara hay un ser humano que es quien sabe cuándo y cómo apretar el botón”. Los programas de retoque de imágenes son una “herramienta más”, sentencia el granadino.

La Alhambra, fuente de inspiración

Jose Luis Guardia ha tomado el conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife como su segundo hogar. Y es que el 90 % de los reportajes de boda los realiza en tan célebre espacio. “Es un paraíso para la fotografía, tiene rincones maravillosos. La Sala de la Justicia, por ejemplo, nos gusta mucho por su iluminación, el Patio de Comares por su espectacularidad...¡tiene tantas posibilidades!”, detalla Guardia. Entre sus fotos favoritas, la que realizó en el Palacio de Carlos V en la que se captura el palacio completo: “Ese día conseguimos nuestra premisa, imágenes de impacto”.

La búsqueda de nuevos escenarios y la satisfacción del cliente les ha llevado a ampliar sus horizontes. Así, estos granadinos realizan reportajes fotográficos en ciudades y monumentos de todo el mundo. Londrés, Roma, Venecia, Estambul, París o el Taj Mahal (ver imagen) han sido algunos de los destinos. En este último, “en la lágrima en la mejilla del tiempo” -en palabras del poeta indio Rabindranath Tagore-, tuvieron un pequeño problema, ya que no se permite la utilización del flash dentro del conjunto, por lo que se vieron obligados a burlar la vigilancia.

La obtención de premios y menciones especiales por la Federación de Fotógrafos Europeos (QEP, por sus siglas en inglés) les ha hecho que su nombre cada vez circule más en el ámbito internacional, y que sus servicios sean requeridos por una mayor cantidad de extranjeros. Esto les permite conocer nuevas ciudades, y queda reflejado en que ya tienen teléfonos de contacto en Nueva York y Londres. Además, quieren llevar a cabo nuevos proyectos como 'workshop' (sesiones de trabajo con fotógrafos profesionales) en las ciudades más importantes del mundo.

Guardia, el padre, transmite un consejo para aquellos que se estén iniciando en la fotografía: “Una gran dosis de imaginación, y también buen dominio de la técnica. Pero sobre todo lo primero. Ser original”.

En su estudio trabajan con diversos géneros del oficio y se presentan a diferentes categorías de los certámenes. Los mencionados reportajes de bodas, fotografía social, categoría por calidad pictórica...eso sí, avisan de que no hacen fotos de carné, aunque sus fotos les darían otro aire a los DNI.

L. Martí

Más, aquí y aquí...

0 comentarios :