jueves, 11 de marzo de 2010

Planeta Favelis

Hoy teníamos una cita ineludible. Una agradable tarde de marzo en Granada y a las 8 de las tarde, en la Sala Cultural Nueva Gala un amigo presentaba un trocito de su corazón, de su arte.



Para celebrar su décimo aniversario, el Grupo Editorial 33 publica un libro largamente esperado por el público: Planeta Favelis, un nuevo y brillante trabajo del conocido humorista gráfico argentino. En una cuidadísima edición de doscientas páginas enmarcadas en tapa dura, Martín Favelis vuelve a lanzar sus venablos a nuestros centros vitales: ojos, cerebro y corazón. Y no yerra jamás. Las criaturas del planeta faveliano, con una línea cada vez más pulida y cercana al diseño escandinavo vanguardista, nos miran con descarada inocencia. Mientras tanto, desde sus globos de texto conmocionan el pensamiento y conmueven nuestro espíritu. La nueva creación de Favelis se ve coronada por un prólogo de lujo. Las palabras preliminares de Andrés Sopeña Monsalve (El florido pensil, La morena de la copla) abren las puertas de este flamante trabajo revelándonos aún más acerca del autor y su cosmovisión tan particular. Como ha dicho el propio Sopeña: “Leyendo este libro, en fin, –no les digo ya comprándolo– habrán hecho más por la ecología mundial que la Cumbre esa de Copenhague. Más que nada, porque la inteligencia y sus criaturas –la originalidad, el humor, la ironía, la imaginación, la creatividad y el ingenio– son especies en peligro de extinción que necesitan cobijo, tranquilidad y buenos alimentos para sobrevivir, porque nos hacen y nos van a hacer mucha falta.”

Yo conocí a Martín Favelis un viernes de Corpus de 2008. Bajaba del recinto ferial con unos compañeros de la televisión. Habíamos estado comiendo y visitando la caseta de Motril y andaba un poco contentillo, se me nota en la cara. No me quedé disfrutando de la feria porque a las seis y pico había quedado con el argentino para realizarle una entrevista. Por aquel entonces, Martín colaboraba en nuestro informativo diario aportando su particular visión de la actualidad con sus perspicaces animalitos. Por ello, nada mejor que dedicarle en nuestra sección cultural un hueco para conocer un poco más al autor de esas viñetas que veíamos cada noche en nuestro televisor. Y así, nos dimos la mano y nos pusimos a charlar.



Cosas de la vida, de la incompetencia, del dinero, del mal gusto o de no sé muy bien qué, la dirección decidió que no merecía la pena seguir contando con esa colaboración. Un paso en falso.

La presentación ha sido un encuentro de amigos muy entretenido. Jesús Lens y Andrés Sopeña acompañaban a Martín que, como digo, presentaba parte de su corazón, el resto estaba sentado en la primera fila, su mujer y su preciosa hija.



Yo por supuesto adquirí mi ejemplar y acudí raudo, antes de la copita de vino tinto, a que me lo firmara...



¿Queréis saber lo que me puso?



Pues ahí queda eso. Buena andadura a este libro, Martin, amigo.

0 comentarios :