sábado, 21 de mayo de 2011

Una semana después del #15M, en un minuto...



Siete días han bastado para cambiar la cara y la simbología de la madrileña Puerta del Sol, el centro neurálgico de un movimiento social etiquetado por el mundo virtual de mil maneras pero que ha tenido una cabecera visible en la plataforma Democracia Real Ya.



Todo comenzaba el domingo día 15, cuando en diferentes ciudades del país, las
manifestaciones convocadas pretendían protestar por la precariedad laboral, la dificultad para acceder a la vivienda y la falta de expectativas generales. La proximidad de las Elecciones del 22 de mayo quizá fuera la razón para que las protestas continuasen y el día 16, ya tomaran forma en las concentraciones de Sol de Madrid.

Las redes sociales en internet, los diferentes manifiestos, la pasividad de los partidos políticos que hacían oídos sordos, y la voz de particulares en medios de comunicación alimentaron el movimiento, que se extiende a todo el país.



Un movimiento tachado inicialmente como de jóvenes antisistema que fue ganando
poco a poco adeptos. Ciudadanos descontentos de todas las edades, ideología y clase.
En pocos días la concentración de Sol mutaba en un asentamiento cada vez más
organizado que cuenta con sistema de reparto de alimentos, departamentos de
comunicación e incluso guarderías.



De las diferentes asambleas brotan nuevas ideas. Al descontento inicial se suman
críticas a la situación económica, al escenario político del país y al sistema electoral, del que proponen alternativas. Un movimiento social y global que no ve fecha de finalización. A mitad de semana, la Junta Electoral tomaba cartas en el asunto argumentado la ilegalidad de las congregaciones, y prohibiendo cualquier manifestación en la jornada de reflexión.



No hay convocatoria oficial, pero los indignados lo tienen claro: la protesta durará el tiempo que haga falta.

0 comentarios :