sábado, 11 de mayo de 2013

Retratos de soldados antes, durante y después de Afganistán: "Los no muertos"



Llegar a la guerra siendo un niño y volver habiendo perdido la inocencia. Esta puede ser una de la ideas que sintetiza el trabajo fotográfico de Lalage Snow. Su proyecto titulado We Are The Not Dead presenta una serie de trípticos con imágenes de soldados británicos antes, durante y después del despliegue militar en Afganistán. La evolución de las expresiones en los rostros es la clave de este trabajo que, además de ese cambio físico, indaga en la transformación psicológica que supone la guerra.



El tiempo pasa mucho más deprisa para estos hombres en mitad de los combates. La guerra, la meteorología, el desgaste que todo eso conlleva hace mella en los rostros. La piel se hunde, los ojos se dilatan y la mirada muestra el terror de la experiencia.

Según ha confesado la propia fotógrafa, la intención de esta serie es, no sólo honrar la valentía de los soldados, también llamar la atención sobre su transformación psicológica. Es por eso que cada tríptico va acompañado de una cita de cada militar que revela gran información sobre el estado mental y emocional de cada momento. Como ejemplo tomamos el tríptico al sargento Alexander McBroom, que corresponde a la segunda imagen de este artículo. Antes del despliegue militar muestra despreocupación y valentía, y eso se refleja en la siguiente cita: "Yo no estoy preocupado por salir. Después de todo es mi trabajo". Tres meses más tarde y correspondiente a la segunda imagen, su reflexión es: "Ha sido una revelación". Por último, unida a la tercera imagen, la cita dice: "Siempre existe miedo, ese temor, ¿qué va a pasar si me vuelan?".



El trabajo de la fotógrafa Lalage Snow no es nuevo. Vimos algo parecido con las series monocromáticas de Claire Felicie en el proyecto titulado Marked. En ese caso, después de que su hijo se alistara como marine, Felicie comenzo un documento visual en Afganistán desde 2009 hasta 2010, siguiendo a veinte jóvenes soldados en su período de servicio en el primer Batallón, 13 compañía de infantería de la Real Infantería de Marina de los Países Bajos.



En el proceso de elaboración de las imágenes, la autora siguió un patrón determinado. En concreto, la primera imagen está tomada cinco meses antes del despliegue militar en la zona. El retrato muestra un rostro joven fresco, y en algún caso, sonriente. Tras la acción militar y después de seis meses de combate, el rostro está bronceado y ha desaparecido la candidez y la luz de la mirada. Por último, la tercera imagen, tomada dos meses después del regresos del servicio, las caras han envejecido y los ojos rezuman madurez. La guerra les había cambiado.



Puedes contemplar el trabajo completo de Lalage Snow.
Puedes ver el trabajo completo de Claire Felicie.

0 comentarios :