lunes, 7 de octubre de 2013

Terry O’Neill y la fotografía de las leyendas


El rostro de las leyendas de Terry O´Neill es una retrospectiva de 62 imágenes en blanco y negro y color, entre las que se encuentran algunas de las más célebres del fotógrafo británico. Centrado en el retrato, O’Neill ha documentado a los grandes mitos del cine de los últimos 60 años y a los grupos de pop y rock’n’roll de los 60 y 70.


La carrera de este fotógrafo británico comenzó en los años 60 a partir de un golpe de suerte. Su intención era viajar a Estados Unidos para convertirse en músico y acabó haciendo una foto al secretario de Asuntos Exteriores británico dormido en el aeropuerto de Londres. Un periódico compró la imagen y su carrera dio un giro de 180 grados. Su estilo personal se define en dos factores, el uso de una cámara de 35mm, mucho más ligera y manejable que la mayoría de equipos de la época, y el tiempo que pasaba con sus retratados, con quienes pasaba días enteros, convirtiéndose en su sombra. El resultado es un estilo natural, directo e informal que se mantiene a lo largo de su carrera.


O’Neill fue además pionero en retratar a grupos de músico. Fue el primero en fotografiar a los Beatles y a los Rolling Stones, y publicar ese material en prensa. Así recuerda que la primera imagen publicada de los de Liverpool la realizó él, en 1963, en el patio de los míticos estudios Abbey Road. Era la primera vez que retrataba a un grupo pop, y también la primera vez que se publicaba una imagen de un grupo de pop en la portada de un periódico. Ese periódico se agotó. Vivir la década de los 60 en Londres le permitió ser testigo de cómo esta ciudad se convertía en la capital mundial de la cultura y la moda juvenil. Sus reuniones con los Rolling, con modelos como Jean Shrimpton o Mary Quant, con actores como Michael Caine o Julie Christie, su estrecha amistad con Ringo Starr, son sólo el principio de una carrera llena de anécdotas.


Ha podido fotografiar a todas las supermodelos, desde Jean Shrimpton hasta Naomi Campbell o Kate Moss. También a bellísimas actrices como Ava Gardner, Raquel Welch o Goldie Hawn. Entre todas las leyendas femeninas distingue a Audrey Hepburn: “es la estrella más distinguida que he fotografiado. Perfecta y bellísima. ¡Era imposible tomar una mala foto de ella! No existe una nueva Audrey, ni la habrá”.

Testigo de momentos únicos, retrató a Marlene Dietrich en su último concierto en Europa, y también a Romy Schneider apenas dos meses antes de su fallecimiento.O’Neill confirma que lo mejor que ocurrió en su vida fue fotografiar a Frank Sinatra durante treinta años. Le permitió acompañarle a todas partes, ignorando su presencia: “esto es lo mejor que puedes hacerle a un fotógrafo. Podía entrar donde estuviera, cuando quisiera y tomar las fotos que me gustasen. Trabaja maravillosamente esa espontaneidad”.


Pero además de personajes del mundo de la música y bellas mujeres, han sido muchas las leyendas masculinas que han pasado por el objetivo de O’Neill: Steve McQueen, Al Pacino, Robert Redford y Paul Newman entre otros muchos. Ha sido el único fotógrafo que ha retratado a todos los actores que han interpretado a James Bond, entre los que destaca a Sean Connery como “el hombre más masculino al que he retratado”.


Según O’Neill, las tres reglas fundamentales de un gran fotógrafo son: ser invisible, tener paciencia y saber combinar la discreción y las relaciones públicas. Esto le ha valido un éxito indiscutible a través de unas imágenes espontáneas y cercanas. En la actualidad acepta encargos excepcionalmente. Obra suya son los últimos retratos oficiales de Nelson Mandela, realizados en 2008, o la foto oficial del próximo mundial de fútbol de Brasil 2014, donde aparece Pelé con la Copa del Mundo.

Si quieres ver más imágenes de Terry O´Neill, pulsa aquí...
Si quieres saber más sobre la exposición, pulsa aquí...

0 comentarios :